cita previa
957 96 46 48
MENU

Reflejos primitivos y TMR

Los reflejos primitivos o primarios son movimientos automáticos, estereotipados que surgen en el útero y deberían estar presentes desde el momento del parto hasta los primeros años de vida.

Son esenciales para la supervivencia del bebé en los primeros meses de vida y, posteriormente, su presencia ayuda a que el Sistema Nervioso Central madure. No obstante, después de haber ayudado durante estos primeros años de vida, deberían desaparecer para no interferir en el desarrollo del niño/a.

Si los reflejos primitivos permanecen activos después de los 4 años de vida, evidencian una inmadurez estructural en el Sistema Nervioso Central, que en la mayoría de los casos se traduce en problemas posturales, de comportamiento, de atención y de aprendizaje ya que todas estas habilidades dependen originariamente del sistema motor.

La Terapia de Movimientos Rítmicos consiste en realizar determinados ejercicios suaves y rítmicos para estimular el cerebro y regular el tono muscular, de forma que favorecemos la maduración del Sistema Nervioso Central y por tanto, la desaparición de los Reflejos presentes más allá de la etapa en la que realizan su función. Además, conseguimos mejorar problemas motores que dificultan el aprendizaje.